...

¿Tenés días neurosaludables?

Por Delfina de Achával

| 11/05/2024 |

A mí también me cuesta.

Por eso, en el último año me propuse trabajar en mis 7 fuentes del bienestar, esas que te conté algunos posteos atrás. Si bien ya tenía consolidadas dos muy importantes, como la meditación y regalarme espacios de pausa, en 2023 hice más foco en sumar otros nuevos hábitos saludables a mi vida: me esforcé por cuidar mi alimentación, empecé a incorporar más actividad física a mi rutina, y a tener mejores rutinas de sueño. No fue simple, pero al tiempo empecé a ver los frutos del esfuerzo.

Y este año, 2024, me propuse enfocarme en las últimas dos fuentes: espíritu lúdico y conexión emocional. Quiero reírme más, ser más lúdica y flexible, empezar a decir que sí incluso a cosas que me dan vergüenza o miedo. Y quiero poder sumar más momentos de calidad con mis vínculos, porque las relaciones estrechas y bien cultivadas son la clave de la buena vida.

Se trata de pensar en alguna de estas áreas y elegir una actividad que podamos realizar esa misma tarde, mañana o noche. Por ejemplo, pensar en dormir mejor, y entonces esa noche dejar de lado los dispositivos electrónicos y pantallas, comer temprano, darnos un baño relajante y proponernos ir a la cama antes de las 10 de la noche. O sumar un poco de movimiento a la vida (y también algo de conexión emocional) llamando a una amiga e invitándola a caminar un rato juntas. O querer comer mejor, y proponerte consumir el plato más colorido posible ese día (porque a más color en tus alimentos, más nutrientes).

Es simple: para tener una vida neurosaludable, ¡hay que tener días que lo sean! ¿Ya pensaste con qué pequeña acción podés empezar hoy?

Estar-bien es todo un esfuerzo, y es por eso que es CLAVE entenderlo como un proceso, y no como un objetivo o fin dónde llegar. No solamente brinda beneficios a nivel físico y emocional, sino también cerebral. Sí, cada día hay más evidencia física de que estos 7 pilares ayudan a tener un cerebro sano: buen descanso, actividad fisica, meditación, espíritu lúdico, alimentación consciente, momentos de pausa y, el más importante, ¡conexión emocional!

Contame como venis. Te leo 💛
Delfina

Después de muchos años de estudiar la mente humana integrando la ciencia occidental con la filosofía oriental, sentí una profunda necesidad de compartir mi mirada del mundo y reivindicar el poder de lo simple, chiquito y cotidiano para nuestro bienestar.

Quiero invitarlos a recorrer este espacio juntos, y así incorporar recursos y herramientas hacia una vida más alegre, liviana, y amable, en dónde honremos el vínculo con nosotros mismos y con quienes nos rodean.

Estas reflexiones también te pueden interesar: