...

Mitos de la terapia, ¿por qué no?

Por Delfina de Achával

| 10/10/2022 |

Existen varios MITOS en relación al mundo de la “TERAPIA” que me encantaría compartir con ustedes para ir derribando algunos miedos o fantasías personales que tal vez no sean tan así como creemos.

MITO 1: “Tengo que estar un poco “loco” o tener un “gran” problema para ir a terapia.”

Derribando mitos: déjenme contarles que la terapia puede ser muy útil para TODOS en algún momento de nuestra vida. Puede ayudarlos cuando estén confundido/as, un poco ansioso/as o simplemente con dificultades con la gente que los rodea o una crisis en su vida profesional. La psicoterapia puede ayudar cuando la vida se vuelve difícil, pero también puede hacer de nuestra vida algo mejor.

MITO 2: “Abrirle mi mundo privado a un total desconocido me resulta extraño, prefiero hablarle a un amigo.”

Derribando mitos: un amigo puede ayudar mucho pero no está entrenado para escuchar objetivamente. Hablar con personas que no estén involucradas emocionalmente en tu vida colabora a evitar juicios y expectativas que pueden limitar tus decisiones. Los terapeutas conocemos lo extremadamente rara que puede ser la mente humana, y no sólo no nos asusta, sino que nos motiva poder ayudar a otros.

MITO 3: “Tengo que hacer terapia por años para estar mejor. Y me va a costar una fortuna!”

Derribando mitos: según la psicoterapia integrativa, modelo con el que trabajo, la duración de la terapia esta determinada por múltiples factores y no necesariamente tiene que ser de larga duración. De hecho, la mayoría de los tratamientos con los que trabajo son de corta o mediana duración. Y en relación al costo, esto realmente depende del valor que le demos a este espacio en nuestra vida.

Para reflexionar: ¿qué ideas tenés sobre la psicoterapia?, ¿tuviste alguna de estas creencias?

Después de muchos años de estudiar la mente humana integrando la ciencia occidental con la filosofía oriental, sentí una profunda necesidad de compartir mi mirada del mundo y reivindicar el poder de lo simple, chiquito y cotidiano para nuestro bienestar.

Quiero invitarlos a recorrer este espacio juntos, y así incorporar recursos y herramientas hacia una vida más alegre, liviana, y amable, en dónde honremos el vínculo con nosotros mismos y con quienes nos rodean.

Estas reflexiones también te pueden interesar: