...

Flexibles como el bambú

Por Delfina de Achával

| 14/02/2022 |

Estos días estuve pensando mucho sobre cómo quiero vivir mi año. El 2022 empezó, para muchos, con casos de contagio de Covid o de contactos estrechos. Algunos no pudieron pasar las Fiestas como habían planificado, o sus vacaciones se vieron afectadas. Y todo esto me dejó pensando…

¿Dónde estamos poniendo la vara al empezar 2022?

¿Cuánto nos estamos exigiendo a nosotros/as mismos/as? ¿Y a los demás?

¿Estamos entrenando a SER flexibles de la misma manera en la que planificamos nuestro año?

Miro para atrás y veo dos años atravesados por una pandemia que nos ha traído muchos aprendizajes. Y en mi experiencia, el más importante es APRENDER A SER FLEXIBLES. Entender que planificar ayuda, así como también ayuda dejar ir la rigidez y poder adaptarnos a los cambios que traiga la vida.

Los cambios nos cuestan a todos, en mayor o menor medida. La incertidumbre nos asusta, y muchas veces preferimos aferrarnos a un plan. Pero la realidad es que esta rigidez no evitará que las cosas pasen. En definitiva, la rigidez solo nos trae sufrimiento.

Por eso, mi invitación de hoy es a ser como la planta de bambú: FLEXIBLE Y RESISTENTE. Cuando aparece una adversidad climatológica, se dobla, pero sin romperse. Soltando nuestra rigidez lograremos exactamente eso, doblarnos, adaptarnos, pero sin quebrarnos.

Si logramos vivir en el presente vamos a poder dejar ir las riendas del futuro y estar abiertos/as a lo que la vida nos traiga.

Por eso los invito a vivir este mantra que tanto me gusta: SOLO POR HOY.

Vamos un día a la vez, disfrutando de lo más cotidiano y chiquito. Poniendo la mirada en lo suficientemente bueno y dejando ir el anhelo por un perfeccionismo que no es real. Porque es en lo suficientemente bueno donde encontraremos la dicha diaria.

¿Qué les parece?

Después de muchos años de estudiar la mente humana integrando la ciencia occidental con la filosofía oriental, sentí una profunda necesidad de compartir mi mirada del mundo y reivindicar el poder de lo simple, chiquito y cotidiano para nuestro bienestar.

Quiero invitarlos a recorrer este espacio juntos, y así incorporar recursos y herramientas hacia una vida más alegre, liviana, y amable, en dónde honremos el vínculo con nosotros mismos y con quienes nos rodean.

Estas reflexiones también te pueden interesar: