...

¿Cómo cultivamos la compasión?

Por Delfina de Achával

| 31/05/2023 |

Mindfulness a partir de la compasión nos trae las cualidades de una mente tranquila con espaciosidad y claridad, la fuente de nuestra capacidad para discernir la sabiduría. Y por otra parte, también nos conecta con el corazón abierto: tierno,
cálido y fluido.

Combinados, estos atributos nos permiten sentir con profundidad y actuar con sabiduría, aun cuando actuar signifique no hacer nada.

Cultivar la compasión hacia los demás, conectar con el sufrimiento ajeno y sentir la necesidad de aliviarlo, es algo que está en nuestra naturaleza.

La sustancia gris central o periacueductal del cerebro y las conexiones que mantiene con la corteza orbitofrontal son en gran parte responsables de esta conducta. Cuando vemos a los demás pasandola mal o sufriendo, se nos activa esta parte del cerebro, estamos hechos para sustentar y ayudar a quienes lo necesitan.

Y asimismo, cuando ayudamos a otros se activa el circuito de placer y la recompensa en nuestro cerebro incluso más que cuando recibimos algo.

¿Y cómo cultivamos la compasión?

Solo podemos conservar lo que tenemos, dándolo.

Si queremos ser felices, tenemos que hacer felices a otros.

Si queremos ser amados, tenemos que amar.

Si queremos estar alegres, tenemos que dar alegría.

Si queremos tener paz, tenemos que crearla a nuestro alrededor.

Y, si queremos curar nuestras heridas, tenemos que curarlas de los demás.

Después de muchos años de estudiar la mente humana integrando la ciencia occidental con la filosofía oriental, sentí una profunda necesidad de compartir mi mirada del mundo y reivindicar el poder de lo simple, chiquito y cotidiano para nuestro bienestar.

Quiero invitarlos a recorrer este espacio juntos, y así incorporar recursos y herramientas hacia una vida más alegre, liviana, y amable, en dónde honremos el vínculo con nosotros mismos y con quienes nos rodean.

Estas reflexiones también te pueden interesar: